A veces son las pequeñas cosas las que cambian por completo una habitación, un look, una comida, un jardín, un estado de ánimo…
Cuando se trata de diseño de interiores, son esas pequeñas cosas, esos elementos que parecen insignificantes, que a menudo se pasan por alto, los que más importancia tienen.

Iluminación

Últimamente me he obsesionado un poco con el tema de la iluminación de casa. Quizás es que pretendo encontrar la lámpara o el halógeno perfecto y único para todas las habitaciones de nuestro futuro hogar.

Más concretamente estoy buscando algo para la iluminación de la cocina, que a mi juicio es la más importante y la más difícil de escoger.

Lamparas de techo

Adoro las lámparas colgantes encima de las islas en las cocinas, y como ya hemos puesto la nuestra ahora solo le hace falta algo encima que la ilumine para que resplandezca, pero esto teniendo algún problema para decidirme por un estilo en particular y de que materiales van a ser.

El color tampoco lo tengo claro, mi cocina es mayormente en color blanco, pero tiene algún detalle en color madera, por lo que podría incluir alguna lámpara en tonos dorado o plateado independientemente.

Mirando fotos por webs especializadas he visto varias opciones que me han encantado, pero claro, tengo que reducir esa lista hasta una para encontrar mi iluminación ideal.

Estos son algunos de los modelos e ideas que me han gustado, pero claro tengo que adaptarlo a mi propia cocina, porque en estas fotos siempre queda muy bien, pero luego al trasladarlo a nuestra casa a veces no combina tan bien.

Lámparas de techo

Me encanta el contraste de accesorios de color latón en una cocina en colores blancos y grises. ¡Y la incorporación de detalles en color naranja queda tan bonita!

Estas lámparas resaltan nada más entrar en la cocina, son bastante grandes, pero al estar elaboradas mayormente en cristal transparente no abultan ni quitan la luz natural demasiado.

Para la cocina

Dos lámparas serian un buen número, aunque estoy abierta a ideas. Este modelo en concreto no me parece una buena idea incorporar más de dos.

El recubrimiento de latón brilla al encender la lámpara y queda muy elegante. Me gusta.
El único problema que veo será el tiempo que pasare limpiándolas, pero creo que merece la pena el esfuerzo.

Lámpara en la cocina

Todos los elementos en metal y el blanco de la cocina hacen de este espacio un lugar moderno y limpio.

Estas lámparas no son tan clásicas como las anteriores y son más reducidas.

El cristal no es tan transparente así que la luz sería más blanca.

Creo que el color concuerda muy bien con el resto de la cocina. La verdad es que quedarían muy bien en mi nueva cocina.

lámparas

Incluso podría atreverme a poner una lámpara más, que quede bien iluminada y se vea bien.

Estoy más inclinada a poner varias lámparas colgantes, aunque viendo esta esfera enorme me hace dudar ya que ella basta y sobra para producir una cantidad de luz adecuada.

No es una idea que yo hubiese imaginado, pero cuando la vi supe que tenia algo, no se lo que era, quizás que fuera diferente a todo lo que había visto hasta entonces.

Su forma es parecida a un planeta, a nuestro planeta en concreto, igual es por eso que me llamo la atención.

Este estilo puede ser un poco tradicional, lleno de elementos clásicos y colores sobrios (azul y blanco). Creo que podría introducir alguna pieza más moderna o de estilo industrial para que quede un divertido y sutil contraste.

El color del metal me parece precioso, un tono que ronda entre el dorado y el plateado con el que combinan muy bien cualquier color que le pongamos alrededor.

Y las sillas en esta ocasión me parecen muy bien elegidas, en unos materiales que poco o nada tienen que ver con el metal.

Definitivamente me encanta la simplicidad moderna de este par de lámparas en cromo. Creo que es la combinación de elementos que más me gusta de todas las que he visto. La cocina es espectacular, justo como siempre la he querido.

Y los pequeños detalles en cromo que forman el conjunto, hacen de esta cocina un espacio muy mágico y especial.

Las lámparas son sencillas, no tienen ningún detalle que las haga especiales, pero son especiales por ellas mismas.

No se si os habéis fijado en que la cocina tiene otros puntos de iluminación, creo que son halógenos empotrados en el techo, quedando así todo el protagonismo para las dos espectaculares y relucientes lámparas de encima de la isleta.

Mi preferida en lo que llevo de elección, sin duda es esta. Parecen bastante fáciles de limpiar y creo que le darán un toque personal y único a mi cocina.

Ese detalle que dan las pequeñas cosas y que empiezo a creer que aunque pequeñas pueden hacer una habitación muy grande. Más ideas en Homebase